logotype
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
Geddy Aniksdal PDF Imprimir Correo

Geddy Aniksdal (1955) es actriz, directora, maestra y miembro del Grenland Friteater de Noruega. Ella ha trabajado también de forma continua y cercana con el Proyecto Magdalena, desde sus inicios, y es miembro del consejo editorial de The Open Page (La página abierta).

Su encuentro con el teatro lo describe así, en un artículo de la revista de artes escénicas Ignite, de Australia: "Yo digo frecuentemente que no llegué al teatro por una necesidad imperiosa, una avidez por las artes, ni porque pensara que soy especialmente dotada de talento, como se dice. Llegué al teatro para pertenecer a algo, a algún lugar, para encontrar una familia. No necesariamente un padre y una madre, más bien para encontrar hermanos y hermanas. Llegué al teatro para evitar entrar al grupo serio, letal, de los adultos, como entonces lo veía. Todavía pienso en ello, frecuentemente. Quería encontrar un lugar donde le importaras a los demás, donde te pudieran escuchar y ver, donde podrías marcar una diferencia, donde podrías influir en tu propio trabajo día a día, en tu entorno. Y esto fue y es para mí más importante que los bienes materiales. Antes de entrar en el Grenland Friteater, me gustaba verme a mí misma como una 'vagabunda'. Viajar por el mundo me parecía una buena opción para evitar volverme seria y establecerme. La revolución parecía muy lejana y, mirando hacia atrás, no estoy muy segura qué revolución visionaba yo. Muchas revoluciones silenciosas, casi escondidas, han tenido lugar cuando algunos grupos de personas han creado sus islas, a pesar de que todo pareciera estar en contra. Llegar al Grenland Friteater fue como encontrar una nueva familia. En ese tiempo, no creía en las relaciones que durasen más de tres años. No había siquiera considerado involucrarme o comprometerme en un trabajo a largo plazo. Mi plan de dejar el grupo después de un taller de dos semanas se ha retrasado ya por veintidós años".

Sobre su proceso formativo, Geddy anota: "Yo creo que aprendí el arte de la improvisación con Ingmar Lindt. También aprendí de Rena Mirecka (actriz del Teatre Laboratorium de Grotowsky) cuando vino a dar talleres en Noruega. Pienso que he aprendido mucho del Proyecto Magdalena, también de mi grupo y de mis conciudadanos. Una mezcla de todo. La vida es un proceso de aprendizaje".

La talentosa artista noruega ha realizado sorprendente trabajos unipersonales. Azul es el humo de la guerra, sobre textos de Georg Johannesen, con la dirección de Tor Arne Ursin, lo ha presentado con éxito en Estados Unidos y Europa. No hay un doctor para los muertos (con Anette Rode Hagnell), también con textos de Johannesen, interpretado en su país natal, Inglaterra, Dinamarca, Singapur, Argentina, Nueva Zelandia, Colombia, Australia, Gales, Cuba, Filipinas, Perú y Yugoslavia, obtuvo el premio a la mejor interpretación en Belgrado, en el Festival Internacional de drama unipersonal y mimo. Mi vida como un hombre, con su propia dramaturgia y dirección, también ha girado internacionalmente dentro de la red Magdalena, incluso en Vietnam y Brasil. Recientemente estrenó Las estrellas no están más cercanas, sobre poemas de Sylvia Plath. Entre 1982 y el presente, Geddy ha formado parte de las más importantes producciones del Grenland Friteater, entre ellas: Fiebre, Los desastres de la guerra, Los soñadores, Buenos tiempos para el mal, El inválido imaginario, Peer Gynt, El miserable, Paraíso perdido y El olor del dinero.

Sobre su trabajo, ella dice: "la obra Hard Talk fue un cambio importante en mi trabajo. Retrocedí hasta mi infancia, a la realidad obrera de la zona industrial en la que crecí. Fue como si se cerrase un círculo. Provengo de la clase trabajadora de un pequeño pueblo del sur de Noruega. De manera que la obra es una pequeña historia de la clase trabajadora. No hay un doctor para los muertos fue una especie de concierto, un concierto de rock and roll, es un musical. Refleja mi interés cuando joven de estudiar medicina. Sí, quise ser doctora, por un tiempo. Mi vida como un hombre, en cambio, es un poco más autobiográfica. Es la historia de una chica de la clase trabajadora que se incorpora a un grupo libre, a un grupo en el que se vive mucha libertad creativa. Es magnífico pensar que nos hemos inventado a nosotros mismos, que nadie nos inventó a nosotros".

Como directora, desde 1987, ha dirigido dieciséis obras, entre las cuales constan: El velorio, con el Grenland Friteater, Woyzeck de Georg Büchner, El sonido perpetuo del tiempo fijo, para el Proyecto Magdalena y La última cinta de Samuel Beckett. Sense of Place (Sentido del lugar) es un proyecto multicultural para ciudades y comunidades del que Geddy es la directora artística. También ha impartido numerosos talleres de entrenamiento actoral en diversos países de Europa y América.

Ha ejercido el liderazgo artístico en varias producciones y eventos en su propio país; en "CaminArte", en Santa Clara, Cuba, en cooperación con el grupo Estudio teatral; con la obra Mujer con ojos grandes (como actriz) una performance del Proyecto Magdalena; junto con Julia Varley y como directora en La parada, cerrando el Festival Mujeres Arte y Parte por la Paz de Colombia.

"Por supuesto, me considero una feminista –concluye–. Me gustaría muchísimo que, por ejemplo, una organización como Magdalena no fuera necesaria. Pero todavía es indispensable. Las estadísticas demuestran que todavía hay grandes inequidades respecto del género. Hay muchas necesidades que ahora tienen también las jóvenes generaciones de mujeres. La autoestima, la igualdad de oportunidades. El feminismo es todavía una necesidad".

Geddy Aniksdal, sencilla, frontal, franca, auténtica en todo momento, ha contribuido decisivamente al desarrollo del teatro en su país, lo ha proyectado hacia el mundo y ha creado indiscutibles lazos mediante su trabajo, con la escena femenina del mundo. Su delicada sensibilidad, su creatividad incansable, sus imágenes teatrales que no dan tregua al espectador, enriquecen y amplían un lenguaje escénico lleno de sugerencias e imágenes. Una auténtica mujer en la vida y en el teatro.

Natasha Salguero Bravo
Septiembre 2014

 

contactos