logotype
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
Entrevista para la Revista COSAS PDF Imprimir Correo

1.- ¿Cómo defines la labor de la mujer en el arte en nuestro medio?

Es una labor muy dura, de mucha pelea, que muchas veces la enfrentamos en solitario, pero al mismo tiempo de gran compromiso y entrega, pese a todas las dificultades con las que tenemos que enfrentarnos, desde el mismo posesionamiento de nuestro trabajo en el imaginario de un público  poco consumidor de arte hasta el tema de financiamientos y presupuestos. Cómo vivir del arte en una sociedad enajenada por el consumo, donde es más fácil vender la imagen de un producto que cubre las necesidades inmediatas de divertimento que el pensamiento proyectado a través de una obra de arte desde cualquier lenguaje estético? Esta es una pregunta con muy pocas y complejas respuestas. Sin embargo el trabajo de la mujer creadora se impone irrumpiendo en esta enajenación manipulada por un sistema consumidor, rebelándose y transformando su acto creador en acto rebelde que simboliza la necesidad de humanizar lo humano.

2.- ¿Qué crees que motiva a una mujer a moverse y apostar en este medio?

Creo que es el buscar ser sencillamente un ser humano libre que nos impulse a urgar en nuestro interior para intentar descubrirnos y despertarnos constantemente. Creo que es la necesidad de estar vivas, lo que nos lleva a movernos, a curiosear en los mundos infinitos y extraños del ser humano, sus sueños y utopías, su memoria, su cuerpo, la palabra, con los que vamos construyendo un pensamiento vertido en la esencia misma de la vida.

3.- ¿Cuán difícil es apostar al arte en este país, donde ciertos espacios legitiman o descalifican lo que es válido y lo que no?

Es muy duro luchar contra la desmemoria y la vanalidad, creo que es el principal enemigo del trabajo de un artista en nuestro medio. Un hecho vanal se impone demasiado rápido a un hecho que nos demanda detenernos por un momento a vernos hacia dentro. El verdadero arte no busca la competencia ni la fama ni tampoco el éxito, un verdadero arte se inscribe en la necesidad vital de ser, de buscar una transformación sensible y esencial de querer y amar la vida.

4.- ¿Qué mujeres ecuatorianas destacas como las más valiosas en este ámbito?

Tenemos muchas mujeres que se han destacado no precisamente por su fama sino  por su constancia, permanencia y tenacidad, mujeres valientes que apostaron a la vida desde su trinchera creativa, como por ejemplo: En el Teatro Marina Moncayo, una de las primeras actrices que formaba parte de la Compañía Nacional de Comedias junto a su esposo Jorge Icaza,(años 30) luego tenemos a Chabica Gómez, una excelente actriz que formaba parte de la Compañía de teatro Nacional, quien giró con sus obras de teatro por todo el país y fuera de él. Llevaban el teatro a ciudades y pueblos acarreando sus escenografías en carreta y en mulas, quién ahora lamentablemente se la puede reconocer por haber sido la esposa de Ernesto Albán y que protagonizaba el papel principal de Josefa en las estampas Quiteñas de Evaristo Corral y Chancleta, desconociendo en cierta manera su real dimensión que tuvo antes de convertirse en el personaje de Josefa (años 40-50) En la Danza Osmara de León, una mujer que rompió los esquemas de las formas estéticas de ese tiempo (años 50). Fue una de las pioneras de la danza contemporánea, la llamaban la bailarina de los pies desnudos, época en la que fue muy cuestionada por el poder religioso y amenazada de excomulgación. En la música tenemos a Carlota Jaramillo, intérprete de nuestra música ecuatoriana (años 40), así como también a Olguita Gutiérrez, cantante Guayaquileña (años 60). En la plástica Yela Lofreddo, escultora Guayaquileña;(años 50 hasta nuestros días) en la Literatura poetas de la dimensión de Nela Martínez…

Por supuesto que en la historia podemos registrar muchas más mujeres, que antecedieron a las nuevas generaciones de artistas contemporáneas, de las cuales podemos hablar más frescamente ya que ahora si se puede llevar un registro más detallado y cuidar que no se extravíen en el tiempo ni en la memoria.

5- ¿Desde cuando la mujer despegó en lo artístico en nuestro país? (casos importantes)

Es muy difícil precisar con exactitud un momento determinado, lo que si puedo precisar es que el trabajo de la mujer creadora siempre ha estado atravezado por un sesgo marginatorio, no solo desde un punto de vista social, sino también absolutamente moral y sexista. Épocas muy duras donde la mujer estaba prohibida de estudiar o donde tenía que usar seudónimos para poder publicar sus poesías, ahora ya no existen tales prohibiciones, sin embargo penosamente aún quedan rezagos de esta enfermiza idea de que el arte es sinónimo de vagabundos y trasnochadores y si eres mujer peor aún, no tendrás un buen futuro.

6.- A través del tiempo ¿cuál ha sido la evolución de la creación artística por mujeres?

Ha ido evolucionando muy fuertemente. Como en todas las instancias de la vida las mujeres del teatro ecuatoriano nos hemos lanzado al vacío sin temor de golpearnos, jugándonos la vida, el todo por el todo, con la misma capacidad infinita de apasionarnos, nos revelamos y nos enfrentamos a todos los obstáculos y dificultades con los que nos encontramos en el camino para poder crear. La acción nos define como tal. No nos medimos, no nos detenemos a pensar, no calculamos riesgos. La capacidad generadora de vida nos impulsa y nos alimenta, accionamos al tiempo que pensamos.

 

contactos