logotype
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
SOBRE MI PROCESO PERSONAL EN LA DRAMATURGIA DE “CORDELES DEL TIEMPO” PDF Imprimir Correo

Ponencia para el
XIV Encuentro de mujeres de Iberoamérica en las artes escénicas
en el FIT de Cádiz
Los cuadernos de la dramaturga

SOBRE MI PROCESO PERSONAL EN LA DRAMATURGIA DE “CORDELES DEL TIEMPO”
UNA PEQUEÑA MALETA LLENA DE ARTILUGIOS

En el principio: El Azar
El azar que nos depara una idea, una imagen, una palabra, un sueño, se abriga en el rincón de un destino insospechado, misterioso.  “Inicio mi viaje con un costal de huesos a cuestas, perdida en algún lugar del desierto” (….). 1. Es una imagen que me acompañó durante toda la primera etapa de mi aventura de escribana, cogí la punta de madeja que era más bien un rollo interminable de navíos que me llevaban  por mares tormentosos, en los que naufrague muchas veces, sin saber en qué puerto iba a anclar. Sin embargo el oficio de artesana de ese universo efímero y maravillo que es el teatro,  me fue cediendo las herramientas con las cuales empecé a construir  mi mundo en medio de otros mundos, paraísos ilusorios,  una suerte de  alquimia entre la locura y los delirios se empezaron a fundir con las ganas y el deseo, mi cuerpo empezó a tener convulsiones y estertores que dejaban salir de vez en cuando pequeños quejidos desde el fondo de mi gruta húmeda y oscura. Corría al papel para no dejar escapar ni un solo momento, ni una sola imagen, ni una sola palabra, pero la letra empezaba a tener vida propia, ya no me esperaba, corría sola excavando  el precipicio  de mis infinitos laberintos.

El punto de partida:
Divagaciones,  imagen y  metáfora
Tengo mi mente en blanco, solo siento la necesidad de hablar con alguien sobre lo urgente
que es empezar una reconstrucción de nuestro interior o  de  la  recuperación  de nuestra
esencia,  como mujeres,  como hombres,   como niños,  como seres  humanos,  como  País.
¿Acaso no es posible volver a casa? Yo me he hecho la misma pregunta durante  unos días,
¿Cómo  reconstruirnos si   llevamos a  cuestas una  gran escuela sobre el silencio?,  ¿Cómo
reconstruirnos  si    hemos   aprendido  a  canjear  la  verdad  por  la mentira?,  ¿cómo
reconstruirnos  si  nos   hemos   acoplado   plácidamente  a  la cultura  de  lo  desechable?,  
¿cómo   reconstruirnos  si  hemos  vivido  el  tiempo   del  mal?   Hablas   mal, caminas  mal,
respiras mal, cocinas mal, piensas mal… estás equivocada. Nos asomamos al miedo todos

 

  1. Susana  Nicolalde, Cordeles del Tiempo, (2010)

los días , miramos a través de la hendija de la duda y pensamos con  tímida convicción, que
es posible, urgente y necesario despertar, dejar de ser ciegas y mudas.

Diario de trabajo, La Autora. Enero 2009

 

Estas y muchas más, eran las preguntas que me rondaban a cada segundo, preguntas que no tenían respuestas y que se convertían en divagaciones permanentes que se iban construyendo en largos diálogos monologados.   El ejercicio de escribir en solitario,  de saltar del papel a la escena o de la escena al papel,  me  daba la posibilidad de crear esos mundos paralelos que están viviendo, al mismo tiempo,  el personaje y la autora de ese personaje. Encontré un posible camino a través de la imagen y la metáfora, iba construyendo  cada metáfora, con una imagen y esta imagen con una acción y la exploración de esta acción me llevaba a la creación de partituras físicas o a la siguiente posible metáfora y viceversa. Llegó  un momento en el que ya no hubo un orden establecido, los hallazgos en cada terreno se volvían cada vez  más cómplices. Un impulso, una sensación, un recuerdo, un gesto cotidiano, un olor, una palabra que resonaba en el interior, era pretexto suficiente para volver cada mañana a escribir y reescribir el texto.

La Vida / la Muerte y el Instinto
Un libro de cabecera enrumbo el viaje  sobre el tema que había escogido para explorar: “Mujeres que corren con los lobos” de la antropóloga Pinkola Estés. Durante la investigación sobre los cuentos míticos que Pinkola recoge en su libro, fui cercando el terreno hacia tres ejes fundamentales para mi exploración: La vida / la muerte y el instinto; estos materiales se fueron escarbando  con mucha delicadeza y cuidado, pero las acciones físicas, las palabras y los acontecimientos  dramáticos fueron surgiendo de manera abrupta y desenfrenada, había mucho material guardado que pugnaba por salir.
A partir de una imagen, construyo la metáfora y a partir de la metáfora exploro las acciones físicas.
Vida
Metáfora:
De prisa y con cautela
Cuerda desbaratada
Que agita su canto
Al azar del tiempo
Imagen: Ella, vestida de colores, corre, salta y baila con un paraguas al son de su risa desenfrenada
Acción: escuchar la percusión de su corazón
Instinto
Metáfora:
Desgarra en lo profundo
Piel de fiera
Que aúlla en la carne
De quien despierta a su llamado
Imagen: Ella, con bata, serpentea en la tierra, abre sus piernas, ruge, se contorsiona en lo profundo de su caverna y despierta al golpe de peligro
Acción: Asechar y proteger
Muerte:
Metáfora:
Tranquila y serena esperas…
Cargada de tiempo te entregas a los huéspedes que habitan en tu alcoba.
Imagen: Ella, gran señora, vestida de noche, anfitriona de lunas y ocasos, camina sobre las  huellas de su convidado.
Acción: Recibe, abraza y acompaña

De la escena al texto y del texto a la escena
El tema sobre la mujer, en todo el amplio sentido de su significación, ha sido una constante en los últimos años. De tantos escritos, investigaciones, textos poéticos, científicos, sociológicos, antropológicos,  el de Pinkola es el que más se acercaba, en ese momento o a lo que yo quería, o más claramente a lo que yo estaba viviendo en ese momento. Sin embargo no quería representar ningún cuento, por lo tanto decidí escribir mi propio relato. La estrategia fue ir trabajando desde la dramaturgia de la actriz, la dramaturgia de la palabra y la dramaturgia espectacular. Estas dramaturgias se fueron entretejiendo desde  un proceso colectivo  que se  iba retroalimentando y fortaleciendo en cada una de estas.  Es así como se fue construyendo Cordeles del Tiempo, como un viaje, de ida y de venida, por las distintas etapas de ser mujer y su reconstrucción a partir de sus muertes.

EL PUNTO DE LLEGADA:
LA PUESTA EN ESCENA
En el proceso de construcción de la puesta en escena, el texto también comenzó a sufrir pequeñas transformaciones, en el detalle de construcción de la frase, de la palabra que codifica de mejor manera el significante, de la melodía, el tono, el ritmo, todo un proceso de carpintería para pulir los acabados, el fino detalle.
En este proceso, la trilogía, actor, autor, director, se funden en una sola mirada: ¿Qué es lo que quiero contar y cómo lo quiero contar? Llegó el caos. ¿Actriz, dramaturga y directora? ¿Es posible eso?
Al irse construyendo el texto desde un lenguaje metafórico,  éste llego a ser el detonante esencial, para la estética de la puesta en escena, convirtiéndose en un texto dramático que está más cercano a la poesía, asociado a un  lenguaje paralelo construido a partir de las codificaciones y partituras físicas modeladas a partir del cuerpo de la actriz.
Me enfrente a muchas dificultades que devenían de mi propia naturaleza de mujer de oficio de actriz y no de oficio de  dramaturga, sin embargo,  la  necesidad de acercarme a la escritura teatral desde  los procesos de trabajo del colectivo al interior de mi grupo,  desde 1997 hasta estos tiempos, me han empujado cada vez más a asumir el reto. Pienso y reflexiono…es posible.

Susana Nicolalde
Actriz y Directora de la Fundación Mandrágora Artes Escénicas
Quito, 18 de Octubre de 2010

 

contactos