logotype
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
Lupe Machado PDF Imprimir Correo

 

FOTOGRAFÍA: Archivo Personal
OBRA: “El segundo enemigo”


 

“El actor no es superficie, es ante todo profundidad, de ahí nace la verosimilitud de un personaje”

Lupe es de las artistas que viven el arte como un compromiso. Así lo sintió siempre, también como desafío a una sociedad donde se tenía pocas oportunidades y el oficio de actriz no era, precisamente, respetado. Asumió sus papeles con verdadera convicción, con mucha pasión. Su primer papel lo hizo, dirigida por Antonio Ordóñez, en La libra de carne.

Alumna de Pascal Monot, en el Teatro Experimental, se acercó a las técnicas grotowskianas, época de aprendizaje fuerte, de largas jornadas de entrenamiento que le valieron para otorgar a sus personajes la fuerza y la caracterización debidas. Intensa en su actuación y en su carrera, la sorprendió una día la violencia de los militares cuando se tomaron La Casa de la Cultura. Estaban poniendo en escena Ejército de runas, de Simón Corral. Ella y unos cuantos compañeros fueron perseguidos  por suscitadores, porque con ese tipo de obras sublevaban al pueblo.

Formó parte de Teatro Ensayo y luego del Teatro Popular. Líder de su vida, en el trabajo y en los personajes que vivió: Madre Coraje; la guerrera de Túpac Amaru, Madre Carrar o, como la Señora Briling de Ha llegado un inspector.

Generosa y enérgica, no concibe aquellos actores que “que flotan en la superficie, parecen ´boyas´para niños, ninguno se arriesga a bucear en la profundidad del personaje, salvo algunos, todos son imitadores para la TV”. * Si bien nunca vistió los guantes, heredó de su padre el Cachorro Cazares, la fuerza y la decisión para no dejarse vencer, para aminorar los malos tiempos y gozar la gloria de los días espléndidos; de la escena viva, del público entusiasta; del respeto de sus colegas y alumnos.

Larga es la lista de obras en la que destacó:  Los hombres del triciclo, Boletín y elegía de las Mitas, Huasipungo, En la diestra de Dios Padre, El chulla Romero y Flores, Bodas de sangre. Hizo también obras de teatro para niños: El Principito, La Bruja que era buena, entre otras. Pasó por la pantalla  en El Ángel de piedra, La vida de Julio Jaramillo, Historias personales, Dejémonos de vainas. Participó en Ratas, ratones y rateros y en Cuando me toque a mí.

En su memoria permanecen los nombres de Ricardo Descalzi, Oscar Vargas Romero, Ilonka Vargas y Antonio Ordóñez, colegas y profesores que compartieron sus saberes y recibieron creces de esta señorita seria que estudiaba en el Manuela Cañizares y más tarde en el Simón Bolívar, y que luego ingresó en la Escuela de Arte Dramático de la CCE. *

Genoveva Mora Toral

 

* El Apuntador # 34, De la superficie a la profundidad de la actriz, Efraín Villacís

 

* Idem

 

contactos